domingo, 26 de junio de 2011

Todo me da igual.

Me giro entre sus brazos hasta que quedamos cara a cara, después le rodeo el cuello con los brazos mientras los suyos se apoyan en mi cintura, por detrás, y tiran hacia él. Me da igual todo, aunque esté rompiendo todas las reglas del mundo, me da igual, porque nuestras bocas, que se habían separado por un momento, han vuelto a encontrarse y todo menos eso deja de importar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario